El aislamiento y la rehabilitación de fachadas en edificios considerados parte del patrimonio histórico de una ciudad son fundamentales para mantener cuidada la imagen y la historia de un lugar. Hoy en día la recuperación de las fachadas históricas es ya un tema importante en el que se invierten miles de euros para evitar la degradación  y destrucción del conjunto histórico.

Rehabilitación de fachadas en edificios

Las fachadas patrimoniales exigen un estudio previo y un tratamiento de rehabilitación de fachadas  que ayude a mantener casi su aspecto de antaño, para ello en muchas ocasiones es necesario disponer de piedras antiguas similares para no perder esa pureza visual y disponer de material suficiente apropiado para la recuperación del patrimonio histórico.

El trabajo de rehabilitación de fachadas debe ser realizado por profesionales que realmente confirmen que la obra quedará tal y como se indica en el proyecto de reforma y rehabilitación, manteniendo intacta su estructura real y ofreciendo al pueblo o ciudad su historia en cuanto a la edificación, es muy importante darle el valor necesario a estos trabajos y la continuidad que merecen, salvando el aspecto original de sus calles y ayudando a que tanto los transeúntes de la zona como los turistas puedan recordar cómo fue la historia y como se mantiene con el paso de los años.

El conjunto histórico de una ciudad merece una cierta relevancia en cuanto a las demás edificaciones de la ciudad, aunque se puedan sumar pequeñas pinceladas de color  o cambios en ciertos puntos de su estética, en términos generales el patrimonio histórico debe mantenerse tal y como se conocía, ofreciendo así el esplendor natural de una ciudad en crecimiento.

Los trabajos de rehabilitación de fachadas requieren de personal cualificado para la obra. En muchos Ayuntamientos de España reciben  ayudas para la rehabilitación de edificios, para poder disfrutar de esas ayudas deben cumplir con los requisitos indicados en los programas provinciales y  nacionales en los que se enmarcan proyectos para los cuidados estéticos y ambientales para muchas ciudades en este país.

Para rehabilitar las piedras antiguas es fundamental seguir ciertos pasos que evitarán el aspecto de envejecimiento de la fachada.

La restauración de edificios en el patrimonio histórico pueden incluir el cuidado de las fachadas de hoteles, pequeños negocios, viviendas particulares, restaurantes, museos y otros edificios que requieren de cuidados inmediatos para la conservación de paredes, muros, cerramientos, suelos y otras partes de las casas antiguas que puedan estar a pie de calle o compaginando trabajos de aislamiento en el interior de las viviendas.